Guitrans insiste en que los peajes guipuzcoanos penalizan “injustamente” a los transportistas de la provincia

Guitrans celebró su Asamblea General en el Palacio Miramar de San Sebastián el pasado 25 de mayo.

Los peajes para camiones implantados por la Diputación de Guipúzcoa en enero de 2018 en la N-I y A-15 continúan siendo motivo de encendido rechazo, tanto en el conjunto de transportistas españoles como en el caso de los transportistas guipuzcoanos, que a través de la asociación Guitrans han insistido en que  “siguen penalizando injustamente al transporte guipuzcoano y más a partir de la última modificación del sistema AT implantando en la N-I y A-15, que grava más a las empresas del territorio“.

Desde Guitrans, que celebró el pasado 25 de mayo su Asamblea General en el Palacio Miramar de San Sebastián, explican que un vehículo que pase por los tres arcos pagará 1,57 euros menos a partir del 14 de mayo y un vehículo que pase cuatro veces por el pórtico de Andoáin (“algo que no ocurre normalmente con los foráneos, pero sí con los guipuzcoanos”) pagará 3,24 euros más. “Otra vez sale perdiendo el transportista guipuzcoano, sin que de momento haya noticias de posibles descuentos por su uso intensivo, ni por la mejor eficiencia medioambiental de los vehículos”, denuncian.

En su análisis de la situación del sector, el presidente de Guitrans, Mario Palacios, ha apostado por lograr una mayor cohesión del sector para mejorar el posicionamiento del transporte en la cadena logística. El transporte de mercancías por carretera supone en esta provincia vasca un 4,4% del PIB, dando empleo a 12.000 trabajadores y transportando 34,9 millones de toneladas al año por carretera.

El presidente constató, además, cómo el aumento de actividad no va acompañado de un aumento de rentabilidad, ya que los costes del transporte han subido en 2018 un 1,3%, pero los precios, en el mejor de los casos, se han mantenido, y en muchas ocasiones han bajado. “La competencia desleal ejercida por empresas deslocalizadas y empresas de países con costes salariales y fiscales más bajos está alterando tanto el mercado que resulta imposible actualizar los precios”, apuntaba.

Ante semejante problemática no cabe sino reclamar una inspección eficaz y coordinada entre las distintas administraciones competentes para detectar actuaciones fraudulentas practicadas por empresas radicadas en otros países que ejercen el dumping social, “provechando sus bajos costes y la esclavitud de sus conductores”. Y los datos de inspección de 2018, aportados por el Ministerio de Fomento, “muestran claramente que esta inspección es insuficiente, ya que tan solo el 7% de los vehículos controlados es extranjero, cuando la cuota de mercado que copaban en 2016 era superior al 30% y desde entonces ha aumentado”. Mario Palacios expuso también la importancia de que el paquete de movilidad europeo, que se está tramitando actualmente, se convierta en un marco legislativo homogéneo para el sector, “de manera que todos juguemos con las mismas cartas”.

El resultado de toda esta dinámica negativa no es otro que la falta de rentabilidad que lleva a un imparable descenso en el número de empresas de transporte en Guipúzcoa, 1.058 menos que en 2008 y 1.498 autorizaciones de transporte menos. Se calcula que un camión paga 23.000 euros de impuestos al año, por lo que este descenso en el número de empresas supone que la Hacienda Foral guipuzcoana deja de recaudar 34,5 millones de euros cada año. “¿Qué pasará cuando no queden transportistas guipuzcoanos?“, se cuestionan abiertamente en Guitrans.

Caos en Biriatou
La situación de caos de la frontera en Biriatou no podía quedar fuera del análisis de esta organización de transportistas. “un camión que hubiera estado en todas las retenciones producidas habría acumulado una pérdida de 40.000 euros, algo intolerable sobre todo teniendo en cuenta que estas retenciones solo se producen en el lado guipuzcoano. La administración francesa saca fuera de sus fronteras sus problemas ocasionando daños a terceros por no utilizar todos los medios disponibles”, critican duramente.

Tampoco han faltado referencias al colapso producido en los últimos meses en las ITV del País Vasco que está provocando que muchas empresas no puedan pasar las inspecciones obligatorias de sus vehículos en plazo, perdiendo mucho tiempo en intentar conseguir una cita. Después de meses de “desesperación” el Gobierno Vasco ha anunciado que se pondrán en marcha nuevas líneas y estaciones de ITV.

Impugnación del ROTT
En la última parte del acto el asesor jurídico de GUITRANS, Jon Larrazabal, ha expuesto los importantes cambios que se han producido en el Reglamento de Ordenación del Transporte, destacando que la norma, que ha tardado seis años en su tramitación, no ha cubierto las expectativas del sector. El Reglamento debía aportar seguridad jurídica, tomando todas las medidas necesarias para promover que la actividad del transporte sea rentable, equilibrando la oferta y la demanda “y eso es, precisamente, lo que no ha hecho”. El Comité Nacional del Transporte ha recurrido la norma aprobada “debido a la desproporcionada responsabilidad que adjudica a la empresa y al gestor de transporte”.

Por su parte, José Manuel Farré, director Financiero y de Gestión Operativa de Gantabi, destacó la importancia de transformar los datos en información de valor, para mejorar la actividad en las empresas de transporte, en la era del Big Data.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *