Guipúzcoa advierte al sector de que no acepta “coacciones ni amenazas” por su plan de peajes para camiones

aintzane-oiarbide-diputada-foral-de-guipuzcoa-de-infraestructuras-2
“Con este canon, los camioneros que no sean del territorio pagarán todo el recorrido y para que los tránsitos internos no resulten tan afectados instalaremos el sistema AT”, avanzaba recientemente la diputada Foral de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide.

La Diputación Foral de Guipúzcoa ha respondido a la carta enviada por el Comité Nacional de Transporte por Carretera en relación con su plan de peajes para camiones para advertir de que no acepta “coacciones ni amenazas“, declararse competente para aprobar unilateralmente peajes sobre las carreteras que transiten por su territorio y reiterar finalmente su firme voluntad de que a partir de 2018 las carreteras N-1 y A-15 se conviertan en vías de pago para los vehículos de más de 3,5 toneladas de MMA.

En su misiva, Aintzane Oiarbide,  diputada de Infraestructuras Viarias de la Diputación de Guipúzcoa, administración controlada por el Partido Nacionalista Vasco, recuerda que la Diputación Foral “tiene la competencia plena en materia de infraestructuras viarias, incluida la de implantar gravámenes, cánones o peajes en nuestras carreteras”.

Entre las principales razones que esgrime en su escrito la Diputada Foral para imponer los peajes está la de “afrontar las ingentes inversiones en nuestras vías y en su mantenimiento que nos vemos obligados a acometer por nuestra situación geográfica de paso obligado desde Europa y financiarlos exclusivamente con los impuestos de los guipuzcoanos”.

7.000 camiones diarios afectados

Desde Fenadismer destacan que las carreteras guipuzcoanas son utilizadas de forma importante por los transportistas españoles en su tránsito hacia Europa, estimándose en más de 7.000 camiones diarios los que transitan por dichas vías, “por lo que la implantación de dicha medida afectaría de forma muy negativa a la competitividad de las exportaciones españolas a la Unión Europea”.

Para la organización que preside Julio Villaescusa, el establecimiento unilateral de la polémica medida podría vulnerar la normativa estatal sobre traspaso de competencias del Estado al País Vasco en materia de carreteras, al establecerse la obligatoriedad de que las administraciones forales adopten los mismos objetivos que los establecidos por el Estado para dichas carreteras.

Asimismo, Fenadismer también rechaza que las carreteras que transitan por el territorio guipuzcoano se financien exclusivamente por los ciudadanos residentes en dicha provincia, ya que la Diputación Foral recauda ingentes cantidades vía tributos procedentes del impuesto de hidrocarburos de los más de 7.000 camiones españoles y del resto de Europa que diariamente circulan por dichas vías, lo que le permite a la Hacienda Foral guipuzcoana recaudar en torno a 300 millones de euros anuales.

Tras presentar el plan a finales del pasado mes de junio, fue el 26 de septiembre cuando la diputada compareció ante las Juntas Generales de esta provincia vasca para presentar el proyecto de norma por la que se regula el sistema diseñado para el pago del mantenimiento de la N-1. “La adjudicación está en marcha y ya hemos empezado a recibir ofertas de diversas empresas, y para finales de 2017 será una realidad” ha subrayado la diputada Oiarbide.

Para la máxima responsable guipuzcoana en materia de infraestructuras, “no podemos ser los guipuzcoanos los únicos que paguemos el mantenimiento y la mejora de esta infraestructura. Con este canon, los camioneros que no sean del territorio pagarán todo el recorrido y para que los tránsitos internos no resulten tan afectados instalaremos el sistema AT”. “Los transportistas guipuzcoanos tendrán un canon inferior a un euro para los trayectos locales” subrayó la diputada.

Los tramos de carretera que estarán sujetos al pago del canon serán tres: por un lado, autopista A-15 Navarra-Guipúzcoa, entre el enlace de Bazkardo en Andoáin (punto kilométrico 158,930) y su final en el enlace con la AP-8 y GI-41 en Astigarraga (punto kilométrico 169,320), por otro lado, carretera N-1 de Madrid a Irún, entre el enlace sur de Andoáin (p.k 445,500) y el enlace norte de Andoáin (p.k 447,700), en tercer lugar, carretera N-1 de Madrid a Irún, entre el límite con Navarra en Echegarate (p.k 405,450) y el enlace sur de Idiazábal (p.k 412,900).

Para la detección, identificación e imputación del canon a los vehículos se implantará un sistema obligatorio de free flow y los vehículos no tendrán que detenerse. Al ser un sistema de pago obligatorio, los usuarios deberán disponer de los medios técnicos que posibiliten su uso en condiciones operativas, o deberán facilitar la información que permita asociar la matrícula con un medio de pago. Todos los vehículos con un peso máximo autorizado superior a 3,5 toneladas deberán pagar el canon y, el recorrido completo, no superará los 10 euros. Bidegi será la encargada de gestionar y recaudar el canon.

Trasvase de tráfico a la AP-8 y AP-1

Según las previsiones que maneja la Administración guipuzcoana, “poner un peaje en la N-1 equilibrará el tráfico. Según las previsiones, parte del tráfico de camiones se trasvasará a la AP-8 y a la AP-1 y eso mejorará de manera notable nuestra red de carreteras aligerando el tráfico de la N-1“. Tras las pruebas de funcionamiento que se realizarán en el 2017, el sistema de peajes entrará en vigor a principios del 2018, confirman desde la Diputación Foral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *