Guillén Group lanza al mercado su nuevo semirremolque G-120 Pro

El nuevo G-120 Pro es igual de resistente pero aún más ligero que su antecesor, el G-110.

Guillén Group ha lanzado recientemente al mercado G-120 Pro, un nuevo semirremolque que se aplica tanto a lonas correderas -en versión plana y en el modelo Coil Carrier (porta bobinas)- como a los furgones de carga seca. El nuevo modelo de la multinacional valenciana sustituye al G-110, el buque insignia de Guillén Group desde 2005.

El G-120 Pro introduce “numerosas ventajas y mejoras”, tal y como explican desde el fabricante español. Entre ellas, destaca una mejor distribución de los travesaños del suelo mediante la reducción de la distancia entre los mismos a un máximo de 380 milímetros, salvo la trasera del semirremolque, donde la distancia entre los travesaños es de apenas 280 milímetros, con lo que esa zona ofrece mayor resistencia para soportar de forma más satisfactoria el paso de las carretillas elevadoras.

Desde la compañía con sede en Alginet subrayan que su nuevo G-120 Pro “mantiene el tablero de piso en tres tramos, lo que aporta una extraordinaria absorción de las flexiones del chasis alargando la durabilidad del suelo”, que tiene un espesor de 30 milímetros y está fabricado en madera de abedul y con construcción de 21 chapas.

El trabajo del departamento de I+D de Guillén Group en el desarrollo del nuevo semirremolque ha dado lugar a un chasis más resistente que es también más ligero. Según explican desde la propia compañía, la reducción de tara del nuevo producto estrella de firma levantina ha sido posible gracias a “la experiencia adquirida en el empleo de los aceros de alto límite elástico, que se han convertido en la materia prima por excelencia en todos sus fabricados”.

El G-120-CC Pro, es la versión portabobinas del nuevo semirremolque de Guillén Group. Cuenta con una fosa de 8.072 milímetros de longitud, lo que aumenta la versatilidad de este modelo, que es capaz de transportar bobinas “con diámetros comprendidos entre los 900 y los 2.000 milímetros, con bajantes en ángulo de 30 grados y refuerzos para el transporte de fleje”.

El portabobinas recientemente lanzado al mercado dispone de un eje delantero adelantado y separado del central por una distancia de 1.410 milímetros, lo que “permite una mejor distribución de masas”. Este modelo también ha experimentado un notable adelgazamiento con respecto a su antecesor. Buena prueba de ellos son las tapas de la fosa portabobinas, que tienen un peso unitario de menos de 27 kilos a pesar de estar fabricadas en “el mismo tablero finlandés 100% abedul de 30 milímetros de espesor”, destacan desde Guillén Group.

“La carrocería de lonas correderas también ha recibido con este desarrollo nuevas posibilidades de configuración, que se suman a las múltiples existentes, como puede ser el caso de la elevación bilateral -tanto con bombas manuales independientes como mediante bomba neumático-hidráulica-, o con un sistema de bisagras superiores que absorben las tensiones que se producen en la maniobra de elevación de un solo lateral, alargando la vida útil de los componentes y del conjunto”, destacan desde el constructor levantino.

El furgón de carga seca de Guillén Group también se ha beneficiado de todos estos cambios, pues el nuevo bastidor ha conferido a este modelo “una mejora considerable en resistencia y una reducción en la tara”, afirman desde la empresa valenciana.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *