Francia se une a la reducción de la movilidad y al cierre de sus fronteras

La movilidad del transporte por carretera, aunque permitida, se verá reducida.

El avance de los contagios por la Covid-19 durante esta tercera ola ha provocado una reacción en numerosos países europeos que han procedido a cerrar sus fronteras, aunque manteniendo los pasillos verdes para el transporte de mercancías por carretera, aunque esto afecta negativamente a la actividad que realizan los transportistas españoles que se dedican al transporte internacional, a los que se les exige la realización de diferentes medidas sanitarias de control.

El último país en cerrar sus fronteras ha sido Francia, que se une a estas restricciones a la movilidad después de que hicieran lo mismo Portugal la semana pasada o, en días anteriores, Alemania o Bélgica. Desde el pasado domingo 31 cualquier viajero, independientemente de su modo de transporte (aéreo, marítimo o terrestre), que desee llegar a Francia desde un país del área europea (Unión Europea más Andorra, Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega, San Marino, Santa Sede y Suiza) está obligado a presentar el resultado de una prueba PCR realizada 72 horas antes de la salida.

El Decreto establece una serie de exenciones a dicha obligación, en el caso de los viajes de los residentes de las zonas de residencia fronterizas en un radio de 30 km alrededor de su hogar durante menos de 24 horas, así como los desplazamientos de los conductores profesionales del transporte por carretera en el ejercicio de su actividad, debiendo acreditar dicho motivo conforme al Certificado de desplazamiento elaborado por la Comisión europea. Por la frontera franco-española diariamente la cruzan más de 20.000 camiones españoles, principalmente a través de los pasos fronterizos de La Junquera en Cataluña y de Irún en el País Vasco.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *