Irizar y FCC presentan un camión eléctrico para recogida de residuos urbanos

En caso de necesitar extender su autonomía el vehículo utiliza un sistema motor térmico/generador de gas natural comprimido (GNC) para recargar las baterías.

FCC Medio Ambiente e Irizar e-mobility han presentado un vehículo pesado eléctrico destinado a trabajos en el ámbito urbano. Se trata del resultado del proyecto de innovación tecnológica Vemtesu (‘Plataformas Vehiculares, Modulares y Autoportantes de Tracción Eléctrica de Alta Eficiencia para Servicios Urbanos’ ), que ha sido cofinanciado por el Fondo Europeo de desarrollo Regional (Feder), dentro del Programa Operativo de Crecimiento Inteligente 2014-2020, al amparo del Ministerio de Economía y Competitividad a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).

Tal y como explica Alfonso García, director de Servicios Técnicos de FCC Medio Ambiente, “el propósito principal de FCC en este proyecto ha estado centrado en el desarrollo de un vehículo netamente urbano y eléctrico, versátil en cuanto a configuraciones de carrocería y de potencia,  formado por una nueva estructura del chasis, modular y de tracción eléctrica permanente y una cabina de altura reducida, adelantada y panorámica que mejora la ergonomía y facilita la ejecución de los servicios, con los controles de la carrocería integrados en el chasis. La infraestructura motriz consiste en un motor eléctrico de tracción, baterías de alta potencia y sistema electrónico unificado”.

Por su parte, Héctor Olabegogeaskoetxea, director general de Irizar e-mobility, apunta que “este innovador camión incorpora soluciones de vanguardia en cuanto a diseño, seguridad y tecnología eléctrica”. El vehículo está equipado con carrocería de carga lateral para recolección de residuos y cuenta con tecnología 100% eléctrica Plug-in, de manera que el camión sale de su base de operaciones con las baterías a plena carga y hace su servicio completo en modo 100% eléctrico, siendo por tanto, vehículo ZEV (Vehículo con Emisiones Cero).

En caso de necesitar extender su autonomía utiliza un sistema motor térmico/generador de gas natural comprimido (GNC) cuya finalidad exclusiva es la autorecarga de las baterías. Este motor auxiliar funciona a un régimen constante en el punto de máxima eficiencia, con lo cual se sitúa en el mínimo consumo de energía y nivel de emisiones posible. De este modo, en el trayecto de ida y vuelta a la planta de tratamiento de residuos urbanos, las baterías quedan de nuevo recargadas, pudiendo, si así se requiere, comenzar un nuevo turno de trabajo. Alternativamente el vehículo se puede diseñar para ser full-electric o incluso para ser propulsado por pila de combustible (hidrógeno).

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *