Europa investigará en profundidad la propuesta de Knorr-Bremse para adquirir Haldex

La Comisión Europea colabora estrechamente en la evaluación de la operación con el Departamento de Justicia de EEUU.

La Comisión Europea ha abierto una investigación en profundidad para evaluar la propuesta de adquisición de Haldex por Knorr-Bremse en virtud del Reglamento de Concentraciones de la UE. La Comisión está preocupada por el hecho de que el acuerdo pueda reducir la competencia en los sistemas de frenos y componentes relacionados con los vehículos comerciales en Europa.

La comisaria Margrethe Vestager, responsable de la Política de Competencia, ha declarado que “los frenos son un componente crucial para la seguridad de millones de camiones, remolques y autobuses que transportan mercancías y pasajeros por Europa diariamente. Haldex no restringe la competencia de estos componentes críticos, lo que podría conducir a menos innovación, por ejemplo, en el desarrollo de la conducción automatizada, o al aumento de precios para los fabricantes de vehículos, los operadores de flotas y, en última instancia, los consumidores”.

Knorr-Bremse y Haldex son dos de los mayores fabricantes mundiales de sistemas y componentes de frenos para vehículos comerciales, junto con Wabco, con una presencia especialmente significativa en el Espacio Económico Europeo. Knorr-Bremse anunció su oferta pública para Haldex el 5 de septiembre de 2016 y, finalmente, superó la oferta competitiva de ZF Friedrichshafen, otro fabricante de piezas de automóviles.

La investigación inicial de la Comisión Europa ha demostrado que la fusión propuesta eliminaría probablemente a un competidor importante de un sector ya muy concentrado. Según destaca en un comunicado, está preocupada por varios mercados en los que Knorr-Bremse y Haldex compiten actualmente, como los sistemas de frenado electrónico (EBS) y los frenos de disco de aire, tanto para camiones como remolques, sistemas de frenos antibloqueo (ABS) para remolques, válvulas y aire, y sistemas de tratamiento. Estos mercados tienen altas barreras de entrada debido a los requerimientos técnicos y regulatorios para equipos de seguridad, así como a los importantes esfuerzos de investigación y desarrollo requeridos para entrar o expandirse.

En esta fase, preocupa a la Comisión que tras la transacción el nivel de la competencia restante sea insuficiente para evitar aumentos de precios y satisfacer las necesidades de los clientes en términos de innovación. “En algunos mercados, esto puede dar lugar a que Wabco sea el único competidor efectivo de la entidad fusionada”, destaca el organismo.

La operación fue notificada a la Comisión Europea el 1 de junio de 2017. La CE dispone ahora de 90 días hábiles, hasta el 30 de noviembre de 2017, para adoptar una decisión. La apertura de una investigación en profundidad no prejuzga el resultado final de la investigación. Dado el alcance mundial de las actividades de Knorr-Bremse y Haldex, la Comisión está cooperando estrechamente con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *