España cambia de rumbo en Europa y se suma a la Alianza por la Carretera

José Luis Ábalos ha tenido ocasión en el Senado, 12 días después de tomar posesión de la cartera, de avanzar las líneas generales de la política de su Departamento en relación al sector del transporte de mercancías por carretera.

La primera consecuencia de calado de la llegada al poder del nuevo Gobierno en materia de transporte por carretera ya está aquí. Y afecta a la posición de España en el complejo y frágil escenario de la política comunitaria de transportes, de tal manera que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha confirmado que nuestro país se sumará a la Alianza por la Carretera que firmaron nueve países europeos en enero de 2017 y que hasta la fecha había sido considerada por el anterior Gobierno del Partido Popular una maniobra liderada por países que estaban adoptando medidas unilaterales que iban en contra del mercado único.

Pues bien, fue ayer, 19 de junio, cuando José Luis Ábalos tuvo ocasión, 12 días después de tomar posesión de la cartera, de avanzar las líneas generales de la política de su Departamento en relación al sector del transporte de mercancías por carretera. Ocurrió en el Senado durante la sesión de control al Gobierno, y su comparecencia fue consecuencia de la Interpelación Parlamentaria planteada por la senadora de ERC, Laura Castel, en la que expuso al ministro la situación actual en que se encuentra el sector del transporte en nuestro país.

En su respuesta a la senadora, el ministro, tal y como informa Fenadismer, organización que fue muy crítica con la ausencia de España de la citada Alianza, José Luis Ábalos confirmó que el Gobierno de España se adherirá a la Alianza Europea por la Carretera, ya que su Gobierno participa “del espíritu de la Alianza”. Al mismo tiempo señaló como retos principales de su Departamento los relativos a la regulación nacional sobre acceso al sector e introducción de la Administración electrónica, y a nivel europeo el Paquete Legislativo de Movilidad, y “en concreto las condiciones sociales”.

Por ello, el ministro se comprometió a “trabajar intensamente para defender los intereses de los transportistas españoles y trabajar intensamente en contra del dumping social”, que definió como la competencia desleal que llevan a cabo por empresas deslocalizadas en países europeos con menores costes “generando beneficios de forma ilícita”.

Durante su intervención, el ministro de Fomento reconoció el “papel estratégico y fundamental” que representa el sector del transporte de mercancías por carretera en España, el cual transporta más del 90% de las mercancías en nuestro país, considerando además a nuestro sector “muy dinámico y competitivo”, vaticinando el futuro del sector “con optimismo”. Y quiso además, destacar el refuerzo que se va a llevar a cabo en el Plan de Inspección de Transporte, en coordinación con las inspecciones de Hacienda y Trabajo “especialmente a las empresas transportistas no residentes”.

Por lo que se refiere al acceso a la actividad, Ábalos resaltó que la actual regulación data del año 1977, y que la misma ha sido defendida por los sucesivos Gobiernos españoles para combatir la excesiva atomización, por lo que tras la sentencia del Tribunal de Justicia europeo será necesario modificar el proyecto del ROTT que se encuentra actualmente en tramitación, indicando que “el compromiso del Ministerio de Fomento es fomentar un sector fuerte y competitivo, por lo que se adoptarán las medidas que contribuyan a este fin”.

Minutos antes, la senadora de ERC Laura Castel, interpeló al ministro sobre la necesidad de que se promovieran las modificaciones legislativas necesarias para el control de las empresas deslocalizadas “desde el primer día que acceden a nuestro país”, de modo análogo a como se ha regulado en la práctica totalidad de los países europeos occidentales, lo que exige modificar la regulación aprobada el pasado año por el Gobierno anterior, la cual no permite controlar a las empresas deslocalizadas, además de resultar incongruente y “un incumplimiento grave de la Proposición no de ley aprobada casi por unanimidad en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados de medidas para luchar contra el dumping social”.

Así, la representante de ERC solicitó al nuevo ministro de Fomento que el Gobierno español cumpla la referida Proposición no de ley, adhiriéndose a la Alianza Europea por la Carretera para adoptar una posición común en la tramitación del Paquete Legislativo de Movilidad promovido por la Comisión Europea.

La Alianza por la Carretera fue firmada a finales de enero de 2017. El rechazo de España a integrarse en la iniciativa fue criticado asociaciones como Fenadismer, Fetransa y Fitrans, pero aplaudido por Astic. El Ministerio de Fomento fue muy crítico con la constitución de la alianza y justificó su negativa en la lógica coherencia ante las medidas contra el transporte español tomadas por Francia, uno de los países impulsores de la Alianza.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *