«Es el momento de abordar con urgencia el pago por uso: los políticos lo entienden perfectamente», explica Juan Pablo Lazcano, presidente de la AEC

La AEC defiende que el pago por uso de las infraestructuras afecte tanto a vehículos ligeros como a vehículos pesados.

La defensa del pago por uso de las carreteras no decae desde organizaciones como la Asociación Española de la Carretera, cuyo presidente, Juan Pablo Lazcano, no duda en confirmar que «este es el momento de abordar con urgencia el problema de la financiación de las infraestructuras«, para añadir que «los políticos entienden perfectamente» la conveniencia de adoptar medidas en este ámbito debido a que conocen la necesidad de afrontar el incremento sostenido del gasto social «al que hay que hacer frente sí o sí».

Para Lazcano, parece claro que el Gobierno actual es más receptivo que otros Ejecutivos anteriores a la implantación del pago por uso de cara a abordar la problemática del déficit de financiación de infraestructuras, que el propio Pedro Saura, actual secretario de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, cifró en 20.000 millones de euros. «Y hemos escuchado al ministro Ábalos decir con toda claridad que hay que definir un modelo de financiación de las infraestructuras», ha recordado el presidente de la AEC durante una rueda de prensa en la que esta asociación ha presentado el Plan de Carreteras Seguras, Verdes y Conectadas.

Con todo, el presidente de la AEC recuerda que la estrategia que plantean no discrimina la aplicación de la medida en función del tipo de vehículo, es decir, el objetivo es que el pago por uso de las infraestructuras afecte tanto a vehículos ligeros como a vehículos pesados, en cada caso, al contrario de lo que ocurre en Guipúzcoa y de lo que pretende hacer también el Gobierno de Navarra.

Plan de Carreteras

Ante la compleja realidad actual, derivada de la pandemia, desde la Asociación Española de la Carretera ponen sobre la mesa un Plan de Carreteras Seguras, Verdes y Conectadas que, con una inversión total de algo más de 32.000 millones de euros, «podría generar más de un millón de nuevos puestos de trabajo, directos e indirectos, para los perfiles más vulnerables (oficiales, peones y trabajadores con poca formación)», avanzan

La iniciativa se estructura en doce programas de actuación, seis en el ámbito interurbano y otros seis en los entornos urbanos, con una inversión cercana a los 24.700 millones de euros y la creación de 345.000 puestos de trabajo directos en el primer caso, y 7.360 millones y 103.000 empleos directos en el segundo, sostienen desde esta organización, para estimar además que este Plan podría generar otros 577.000 empleos indirectos, sumando un total de 1.025.000 nuevos puestos de trabajo (consulta aquí el Plan de forma detallada).

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *