El transporte internacional eleva su alerta ante las incertidumbres derivadas del Brexit

“Hace seis meses parecía mentira que pudiera darse la posibilidad de una salida del Reino Unido sin acuerdo”, reconoce Ramón Valdivia, director general de Astic.

El transcurrir de los días sin que se alcance un acuerdo entre la Unión Europea y Reino Unido de cara al Brexit no hace sino incrementar el nivel de alerta, de nerviosismo cabría decir, en muchos sectores económicos, entre ellos, de forma preferente, el transporte internacional de mercancías por carretera.

Y es que el hecho de que que finalmente no haya acuerdo entre las partes, una posibilidad ciertamente probable, abre un escenario de incertidumbre para el que, llegados a este punto, nadie estaba preparado, tampoco los empresarios españoles de transporte por carretera, que se enfrentan a un inesperado reto 34 años después de la abolición de las fronteras económicas con la entrada de nuestro país en la UE.

En este contexto Astic y la Fundación Corell han organizado una jornada bajo el título “El Brexit: una amenaza para el transporte por carretera de viajeros y mercancías”, que tendrá lugar el próximo 19 de febrero en la sede de CEOE en Madrid.

“Hace seis meses parecía mentira que pudiera darse la posibilidad de una salida del Reino Unido sin acuerdo”, reconocía abiertamente Ramón Valdivia, director general de Astic, durante la presentación de la citada jornada, para confirmar que “hay muchas incertidumbres y muchos aspectos todavía abiertos pero lo que sí es seguro es que el 30 de marzo habrá aduana ya que Reino Unido será un tercer estado frente a la UE”.

Ante la previsión de una falta de acuerdo, en lo que supondría el escenario menos favorable para los transportistas españoles, ya se han producido reuniones entre representantes del Ministerio de Transporte británico y Astic para avanzar hacia la toma de decisiones que contribuyan a evitar el bloqueo fronterizo. “Ellos van a poner todo de su parte para facilitar la entrada, pero habrá que ver si Francia luego facilita en la misma medida el retorno, y en este segundo caso no parece que haya tanta voluntad”, confesaba Valdivia.

Al margen del regreso de las aduanas, se contempla la aplicación de un reglamento transitorio con validez hasta el 31 de diciembre de este año que permita que se mantenga la validez de la normativa relativa a los carnés de conducir, la normativa de pesos y dimensiones o el CAP, si bien todavía debe ser aprobado por el Parlamento y el Consejo de la UE.

Las cifras relativas al transporte internacional por carretera entre la UE y el Reino Unido certifican los rotundos efectos del Brexit sobre esta actividad, que pueden alcanzar la categoría de demoledores si finalmente la situación desemboca en un Brexit duro. Un total de 1,4 millones de vehículos pesados utilizan anualmente el Eurotúnel entre Francia y Gran Bretaña. Y en el caso español, el 8% del transporte internacional español por carretera medido en toneladas/kilómetro tiene como origen o destino Reino Unido.

Miguel Ángel Ochoa de Chinchetru, presidente del Patronato de Fundación Corell, advertía por su parte de que “en el caso de un Brexit duro, vamos a recuperar términos que creíamos obsoletos, como contingentes, autorizaciones internacionales, los permisos de tránsito (en el caso de Irlanda), las negociaciones bilaterales…”

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *