El transporte internacional de mercancías sufre una caída de actividad del 12% en el primer año de pandemia

Las pérdidas globales de facturación en el sector de transporte en España superaron los 5.000 millones de euros en 2020.

El transporte internacional de mercancías por carretera en nuestro país ha sufrido una caída de actividad de entre el 8 y el 12% en función de la especialidad en el primer aniversario de la declaración del Estado de Alarma y del inicio de la pandemia, según datos de la Asociación del Transporte Internacional por Carretera, Astic.

Además, Astic apunta a un especial impacto en las rutas comerciales con el Reino Unido debido al Brexit, con una caída del 30% en enero. Hay que recordar que según la Organización Internacional del Transporte por Carretera (IRU), de la que Astic es miembro de pleno derecho desde 1960, las pérdidas globales de facturación en el sector en España superaron los 5.000 millones de euros (un 17% del volumen de negocio) en el año fiscal 2020.

Un año después de la declaración del Estado de Alarma en España en el mes de marzo de 2020, el 85% de las principales empresas internacionales de transporte de mercancías por carretera del país se ha visto afectado por positivos en test de detección de la Covid-19 o por bajas derivadas de la enfermedad en una media del 5% de sus conductores, según los resultados de la última encuesta realizada por Astic a sus empresas afiliadas.

Por otra parte, cerca del 90% de las empresas del sector sondeadas considera que los conductores profesionales deben figurar entre los grupos preferentes del plan nacional de vacunación, a la par de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de los profesionales sanitarios, al realizar una labor esencial para la ciudadanía y el tejido económico del país.

Asimismo, las empresas del transporte internacional por carretera han cumplido y siguen cumpliendo con los diferentes requisitos de control, documentaciones, costes de realización de pruebas de antígenos o PCR en los puntos asignados, tiempo en cumplimentar los registros digitales, cuarentenas de conductores, retenciones en los pasos fronterizos, etc. Más de la mitad de las empresas encuestadas considera que el conjunto de estos factores ha supuesto entre el 2% y el 10% de incremento en el coste de un viaje internacional.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *