El transporte de mercancías por carretera ofrece todo su valor estratégico en plena alarma nacional por el coronavirus

El Decreto de Declaración del Estado de Alarma aprobado por el Gobierno español excluye de las medidas limitativas al transporte de mercancías por carretera para garantizar el normal abastecimiento de mercancías a la población.

La extraordinaria situación que vive España (y gran parte del mundo, obviamente) debido a la pandemia del coronavirus ha puesto en el foco, entre otros sectores, al transporte de mercancías por carretera. Esta actividad, mucho más invisible en términos favorables de lo que debería ser en condiciones de normalidad social, vive ahora una coyuntura excepcional marcada por la imprescindible necesidad de mantener el suministro de alimentos, productos farmacéuticos y bienes de primera necesidad en unas condiciones especialmente complicadas, tanto para los conductores y resto de profesionales de la cadena logística como para la propia gestión de todas y cada una de las empresas.

En estas circunstancias, el Decreto de Declaración del Estado de Alarma aprobado por el Gobierno español (consulte aquí el documento del BOE publicado este sábado 14 de marzo) excluye de las medidas limitativas al transporte de mercancías por carretera para garantizar el normal abastecimiento de mercancías a la población, lo que no hace sino subrayar el carácter estratégico de esta actividad, tantas veces puesto en duda. «En 16 páginas de restricciones, prohibiciones y cierres sólo tres líneas bastan para dejar claro el carácter estratégico del sector de transporte de mercancías», apunta Ramón Valdivia, director general de Astic.

Y es que el Decreto que declara el estado de alarma no establece restricción alguna a la actividad del transporte de mercancías por carretera para garantizar el abastecimiento de mercancías a la población en general y al resto de actividades económicas y productivas en España. Sí se ha decretado el cierre de los restaurantes y bares, lo que afectará a los transportistas en ruta, pero no de tiendas de alimentación y estaciones de servicio, si bien en este último caso se han venido produciendo problemas en el acceso de los conductores a los aseos al ser atendidos únicamente a través de la ventanilla.

«Los más de 450.000 camiones de transporte público que diariamente realizan su actividad en nuestro país podrán continuar prestando su actividad con total normalidad, garantizando de este modo un abastecimiento adecuado de mercancías tanto a la población en general como al resto de actividades económicas y productivas, teniendo en cuenta que el sector del transporte por carretera en España mueve en su conjunto el 85% de las mercancías», valoran desde Fenadismer.

«La situación que estamos viviendo en nuestro país debido a la epidemia del coronavirus ha conseguido que muchos pongan en valor la actividad que desarrollan las empresas de transporte de mercancías por carretera», destacan desde CETM, para añadir que «a menudo se desconoce que esta labor la realizamos día a día en circunstancias normales, garantizando que todo llegue a tiempo y generando riqueza y equilibrio a la economía española, a pesar de no disponer del apoyo gubernamental que merecemos».

«Nuestro sector está orgulloso, lo ha estado siempre, de su papel como engranaje fundamental para que todo funcione y nuestros camiones se encargarán de que el personal sanitario de todos los hospitales españoles, verdaderos protagonistas de esta batalla, dispongan de todo lo necesario para realizar su valiosísimo trabajo en las mejores condiciones», concluyen desde la organización que preside Ovidio de la Roza.

«Confianza, tranquilidad y esperanza»

En estos momentos, de los más complejos para nuestro país que muchos alcanzamos a recordar, Fenadismer ha emitido un mensaje de confianza, tranquilidad y esperanza a la sociedad española. «Todos los transportistas por carretera estamos plenamente comprometidos con el interés general, en condiciones de prestar el servicio esencial que es el transporte por carretera, para que todos juntos podamos hacer frente al coronavirus», explican desde este colectivo, para añadir que «los ciudadanos de este país pueden tener la absoluta convicción de que, allí donde sea necesario entregar o distribuir una mercancía, habrá un transportista dispuesto a transportarla a su destino final, haciendo frente a cualquier adversidad porque ese es nuestro deber y nuestra obligación, nuestra forma de trabajar y así lo venimos haciendo desde siempre».

A los poderes públicos y gobernantes se les piden un reconocimiento expreso de la importancia de nuestro sector, como se está demostrando en estos difíciles momentos, «en los que más de 450.000 profesionales estamos trabajando al límite de nuestras posibilidades para atender a las necesidades que la sociedad nos está demandando».

«Y también les pedimos un ruego, y es que hagan los máximos esfuerzos para dotar a todos los transportistas de todos los medios materiales que necesitan para garantizar su salud en el trabajo y que no contribuyan de este modo a la propagación de la epidemia. Es imprescindible proporcionarles guantes de un solo uso, mascarillas y, en los casos más extremos, la vestimenta adecuada. Igualmente sería de sumo interés fijar unos protocolos, con pautas y maneras de actuación que les permitan actuar adecuadamente tanto en los puntos de carga como de descarga de las mercancías para garantizar que no exista contagio alguno», defienden desde la organización que preside Julio Villaescusa.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *