El Supremo falla que las empresas de transporte deben cotizar por sus conductores el máximo (6,70%) a la Seguridad Social

La sentencia sirve para fijar doctrina en una materia especialmente controvertida.

La Sala Tercera del Tribunal Supremo ha emitido una sentencia (consúltela aquí) en la que avala que las empresas de transporte de mercancías por carretera con vehículos con capacidad de carga superior a las 3,5 toneladas “deben cotizar a la Seguridad Social por contingencias profesionales y accidentes de trabajo de sus conductores por el tipo más alto (tarifa 6,70%) y no por el del 3,70%”.

Tras analizar las disposiciones legales en materia de Seguridad Social, el Alto Tribunal ha fallado que “la cotización por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales atiende no sólo a la actividad empresarial, sino también a la concreta ocupación o tarea del trabajador asalariado”.

Por este motivo, en opinión de los magistrados de la Sala Tercera “parece plausible que cuanto mayor sea el riesgo profesional en un trabajador por cuenta ajena, mayor será el tipo de cotización del empresario. Así lo ha querido el legislador para proteger al trabajador en función de la potencial peligrosidad de la actividad u ocupación”.

“Por tanto -agrega el fallo-, el riesgo asumido por el trabajador en su tarea, clase de trabajo u ocupación es una cuestión esencial en la normativa a efectos de la cotización independientemente de la actividad económica empresarial”.

La sentencia, que aunque ha sido hecha pública hoy fue dictada el pasado 26 de octubre, viene a estimar el recurso interpuesto por la Seguridad Social contra la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, que había ordenado la devolución como ingresos indebidos de 70.888 euros por la Seguridad Social a Transportes Hermanos Laredo al considerar que se le aplicó erróneamente el tipo máximo de cotización del 6,70% en vez del 3,70%.

La sentencia del Supremo sirve además para fijar doctrina “en una materia que había suscitado diferencias de criterio entre los distintos tribunales superiores de justicia”, por lo que los fallos en las diferentes comunidades autónomas habían sido en muchas ocasiones contradictorios.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *