El Gobierno siembra más dudas que certezas para el futuro de la industria de la automoción

La ministra Teresa Ribera, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado viernes.

Confusión total. Ésa es la sensación en el sector español de la automoción después de que el Consejo de Ministros del pasado viernes, 22 de febrero, aprobara por un lado el Anteproyecto de Ley de Cambio Climático y paralelamente dio luz verde al envío a la Comisión Europea el borrador del Plan Nacional de Energía y Clima 2021-2030.

Por su parte, el anteproyecto de Ley de Cambio Climático establece que “se va a trabajar para alcanzar un parque de turismos y vehículos comerciales ligeros sin emisiones directas de CO2 en 2050”. Además, el texto recoge que este tipo de vehículos han de tener “emisiones de 0gCO2/km no más tarde del año 2040”.

Sin embargo, el Plan Nacional de Energía y Clima 2021-2030 hace una alusión expresa a la “comercialización y matriculación de turismos y vehículos comerciales nuevos en España”, de modo que no más tarde del 2040 sean vehículos con emisiones de 0 gCO2/km.

Algunas asociaciones, como Ganvam, han puesto el acento en la contradicción entre ambas redacciones, pues el anteproyecto de Ley de Cambio Climático se refiere al parque circulante, mientras que el Plan Nacional de Energía y Clima pone el foco en los vehículos que se vendan a partir de la mencionada fecha, lo que representa un concepto radicalmente diferente.

Desde Ganvam sostienen que “la ministra ha anunciado que en el anteproyecto se recoge palabra por palabra la estrategia a largo plazo de la Unión Europea (UE) en materia de descarbonización, pero anticipa a 2040 lo que en la UE se establece para 2050, lo que diferencia notablemente la propuesta española y la europea”.

La directora general de Ganvam, Ana Sánchez, ha manifestado “la sutileza que ha tenido la ministra Teresa Ribera para camuflar las pretensiones del Ejecutivo sin utilizar los conceptos ‘prohibición’, ‘diésel’ y ‘gasolina’. Se ha cuidado mucho el mensaje para no utilizar estas palabras pero el contenido es lamentablemente el que se ha venido anunciando”, se queja Sánchez.

Visto bueno de los concesionarios
Muy diferente ha sido la valoración del último Consejo de Ministros realizada por Faconauto. En opinión de los responsables de la asociación de concesionarios, el Paquete de Energía y Clima “contribuirá a trasladar certidumbre y confianza a los compradores”, puesto que “se han eliminado referencias a prohibiciones de vehículos de combustión, y se ha apostado por medidas a desarrollar con la colaboración del sector y la Administración”.

Faconauto ha valorado “positivamente” la redacción final de los textos, ya que considera que es un “buen punto de partida para que la transición hacia la descarbonización de la movilidad se realice de una manera ordenada y justa, tal y como ha defendido, ya que no se refiere, por el momento, a la prohibición de ninguna tecnología disponible”.

La patronal de los concesionarios considera “muy importante” que se hable de “reducción paulatina de las emisiones y que además se apunte específicamente a que se trabajará con el sector en medidas que contribuyan a introducir los vehículos de cero emisiones”.

Los fabricantes se oponen
La interpretación que realiza la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) es absolutamente opuesta. En este sentido, la patronal automovilística ha expresado su “preocupación” por “la prohibición a los motores de combustión para 2040 resaltada en la presentación del proyecto de Ley de Cambio Climático”.

El vicepresidente ejecutivo de Anfac, Mario Armero, ha asegurado que “una estrategia basada en prohibiciones que no se ajuste a la estrategia europea de descarbonización del transporte tendrá un efecto negativo para los consumidores, el mercado, las fábricas y la industria”.

En el camino hacia la descarbonización, la asociación de fabricantes apuesta por “medidas de apoyo a la renovación del parque con un plan continuado de ayudas a la compra de vehículos de cero y bajas emisiones, una fiscalidad que incluya criterios medioambientales y que grave el uso y no la adquisición y una estrategia nacional de despliegue de puntos de recarga como varias de las claves imprescindibles para alcanzar estos objetivos”.

Situados ante este escenario, “Anfac valora positivamente la estrategia en favor del impulso a la comercialización de los vehículos eléctricos del plan Nacional de Energía y Clima 2021-2030 con una dotación de 200 millones”.

El Gobierno ha anunciado además su intención de “acompañar al sector de la automoción en el proceso de descarbonización a lo largo de la próxima década. De hecho, trabaja en el Acuerdo Estratégico del Sector de la Automoción, que determinará la colaboración público privada para el impulso del sector y la atracción de nuevas inversiones”.

Plan de Apoyo y periodo de alegaciones
En base a este compromiso, “ya se ha fijado un Plan de Apoyo Integral al Sector de la Automoción 2019-2020 dotado con 562 millones de euros para fomentar acciones de movilidad sostenible y conectada, rejuvenecimiento de las plantillas y mayor participación de la mujer, apoyo a la innovación en el sector y formación”, aseguran fuentes gubernamentales.

Sea como fuere, el Gobierno ha abierto un periodo de información pública en el que, hasta el próximo 22 de marzo, los protagonistas del sector podrán hacer sus aportaciones al proyecto de Ley de Cambio Climático. Para hacerlo deben cumplimentar este formulario y remitirlo con sus propuestas a esta dirección de correo electrónico.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *