El Gobierno abre la puerta a obligar a los camiones a ir por los peajes por razones medioambientales o de seguridad vial

El nuevo RD permite permite que se prohíba circular a camiones por carreteras convencionales obligándolos a circular por las autopistas.

El Consejo de Ministros celebrado hoy, 8 de noviembre, ha aprobado un Real Decreto-ley sobre medidas urgentes en materia de carreteras, mediante el cual se introducen varias modificaciones “con carácter de urgencia y en beneficio del interés público general”, en la Ley de Carreteras.

Entre esos cambios destaca que, “por razones de seguridad vial o medioambientales, en determinadas carreteras se prohíba circular a determinados vehículos pesados en las carreteras convencionales, obligándolos a circular por las autopistas”.

Según ha explicado el Ministerio de Fomento en un comunicado, esta medida se desarrollará mediante un convenio o Real Decreto y se acompañará de “distintas bonificaciones a los transportistas” que se ven obligados a circular por las vías de peaje.

Según afirman desde el departamento que dirige José Luis Ábalos, los desvíos obligatorios de camiones desde las carreteras convencionales hacía las vías de peaje “ya han demostrado su eficacia en los tramos en los que hasta la fecha han sido implantados, reduciendo la siniestralidad en los mismos”.

Sin embargo, el hecho de que el Gobierno haya abierto la puerta a que los camiones se vean obligados a circular por autopistas por ley ha caído como un jarro de agua fría en el sector. En este sentido, CETM ha expresado “su más absoluta repulsa y total rechazo a la posible puesta en marcha de estos desvíos obligatorios que, además de atentar contra el derecho fundamental de la libre circulación, generan graves y costosos problemas para las empresas de transporte”.

Entre esos problemas, la confederación cita “el aumento innecesario de los kilómetros recorridos”, así como “importantes pérdidas de tiempo derivadas de las complicaciones que conlleva acceder o abandonar las vías de peaje”. Y menciona también “la imposibilidad de acceder a las áreas de servicio situadas en las carreteras convencionales tanto para repostar y realizar el mantenimiento de nuestros vehículos como para descansar, privando a nuestros conductores de servicios básicos debido al insuficiente número de áreas de descanso existentes en las autopistas de peaje”.

CETM pide bonificación total
Por todo ello, CETM solicitará al Gobierno “la no aplicación de esta medida restrictiva”, que la patronal sólo aceptará “si el desvío bonificado tiene carácter voluntario, pudiendo ser obligatorio únicamente cuando el uso de la autopista sea gratuito”.

También Astic ha mostrado “su indignación y rechazo” por la aprobación del Real Decreto-ley que contempla el desvío obligatorio de camiones hacia las autopistas de peaje, una medida que la asociación de transporte internacional califica como “desproporcionada” y “estigmatizante”.

Prohibiciones exageradas
Y es que, según la asociación que preside Marcos Basante, la posibilidad de prohibir por ley la circulación de camiones por carreteras convencionales “apunta hacia el transporte profesional como causante principal de la siniestralidad en este tipo de vías en lugar de adecuarlas a las necesidades reales de circulación según vaya evolucionando la demanda de movilidad”.

Astic, al igual que hace CETM, defiende el compromiso del sector con la seguridad vial y solicita la implementación de “medidas proactivas y una mayor coordinación entre las autonomías y el Estado que garanticen la circulación de personas y mercancías por todo el territorio nacional”. Y recuerda la patronal del transporte internacional que en el resto de Europa las autoridades no reaccionan con “exageradas prohibiciones que buscan la utilización, previo pago, de infraestructuras infrautilizadas”, sino “tomando medidas operativas que hacen posible que la circulación continúe con normalidad”.

Más reformas de la Ley de Carreteras
El Real Decreto-ley aprobado hoy por el Consejo de Ministros incluye además otras reformas de la Ley de Carreteras, entre las que destaca la tipificación de una nueva infracción muy grave para sancionar la eventual negligencia de las sociedades concesionarias de autopistas cuando éstas ocasionan un perjuicio significativo a los usuarios. La urgencia de esta medida legal se justifica por la proximidad en la aplicación de los planes de vialidad invernal por parte de las sociedades concesionarias, tratando de garantizar la continuidad y la calidad del servicio prestado a los usuarios.

También se introducen cambios en la Ley de Carreteras para dar cobertura de rango legal al eventual cobro de peajes por parte la Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre, S.M.E., S.A (SEITTSA), que ha asumido la explotación de determinadas autopistas de peaje que han revertido anticipadamente al Estado.

Por último, se modifica la Ley de Carreteras para permitir que la aprobación de los proyectos de construcción lleve implícita la declaración de urgente ocupación de los bienes a efectos expropiatorios, para no demorar la realización de las obras, en especial, la ejecución de obras de menor envergadura económica, pero destinadas a mejorar la seguridad vial: mejoras de trazado, actuaciones en tramos de concentración de accidente, etc.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *