El desplome del transporte nacional quintuplica la caída del transporte internacional desde 2007

Todavía en 2015 el transporte interior de mercancías (analizados todos los modos de transporte) fue un 48% inferior en función de las toneladas transportadas al registrado en 2007.

En el periodo comprendido entre 2007 y 2015, mientras que el transporte internacional de mercancías por carretera descendió en España un 9%, con 97,8 millones de toneladas frente a 107,8, la caída del transporte nacional fue del 49%, con 1.186 millones de toneladas frente a 2.344 millones de toneladas. Al menos, frente a 2014, el transporte nacional experimentó un crecimiento del 6,2% (en 2016 creció otro 2%, aunque todavía no queda reflejado en los datos oficiales), ascenso que en el caso del internacional fue del 4,7%, lo que supone además que hoy por hoy ambas variables han regresado a la senda del crecimiento.

Sin embargo, los duros años de la crisis económica han dejado una evidencia incontestable. Así, si en 2007 por cada 100 toneladas que transportaba el transporte nacional el internacional transportaba 4 toneladas, en 2015 por cada 100 toneladas transportadas dentro de España un total de 8 (el doble que ocho años antes) cruzaron la frontera en carretera.

Estos reveladores datos están contenidos en la cuarta edición del Observatorio del Transporte y la Logística en España, un extenso documento que abarca todos los tipos de transporte y multitud de análisis sectoriales elaborado por el Ministerio de Fomento.

Al mismo tiempo, el Observatorio pone de manifiesto que el transporte internacional de mercancías por carretera registró descensos significativos desde 2007 hasta tocar fondo en 2012 con 85,8 millones de toneladas, para desde entonces ir encadenando subidas año tras año hasta llegar a la ya citada cifra de 97,8 millones en 2015. Por lo que se refiere el transporte nacional, el descenso fue mucho más brusco (sólo entre 2009 y 2008 cayó un 19,5%), para llegar al mínimo de 1.059 millones de toneladas registrado en 2013 y desde entonces ir recuperándose de forma paulatina.

Con todo, hay un dato que resulta a todas luces demoledor y que permite situar en su justa medida cualquier análisis sobre la recuperación de la economía española por un lado y sobre la recuperación del transporte de mercancías más en detalle, y es que todavía en el año 2015 el transporte interior de mercancías (analizados todos los modos de transporte) fue un 48% inferior en función de las toneladas transportadas al registrado en el año 2007, al transportarse 1.257 millones de toneladas frente a los 2.421 millones transportados antes del comienzo de la crisis económica. Al menos, desde 2013, el peor año de la serie histórica, se ha producido un incremento del 12% en este capítulo, a razón de un 6% en 2014 y un 6% en 2015.

El informe no deja tampoco lugar a dudas sobre la patente superioridad del transporte de mercancías por carretera en el ámbito nacional frente a otros modos, con una cuota del 94,4% frente al 2,02% del ferrocarril, el 0,005% del avión y el 3,55% del barco.

Dimensión y estructura sectorial

Entre la infinidad de datos que aporta el Observatorio no es de menor relevancia el relacionado con la dimensión y estructura del sector, por tanto en cuanto en 2014 en el sector “Transporte terrestre y por tubería” operaban en España 164.000 empresas (103.000 sólo en transporte de mercancías por carretera), más del doble de las que operan de media en cada uno de los países del G4 (Alemania, Francia, Italia y Reino Unido). “El alto número de empresas contrasta con el bajo valor de la producción, que representa sólo el 50% de la media de los países del G4, y el empleo en el subsector que representaba en 2014 el 78% de la media del G4; la productividad es, por lo tanto, bastante menor”, apuntan los responsables del trabajo.

Y otro aspecto que merece la pena destacar tiene que ver con el hecho de que en el transporte de mercancías, tal y como refleja el informe de Fomento, “España destaca como un país intensivo en movilidad. Es decir, cada unidad de PIB conlleva una cantidad comparativamente alta de desplazamiento físico de mercancías. Aunque el marco geográfico puede condicionar en parte este hecho (orografía menos favorable, inexistencia de vías navegables, recorridos medios algo más largos derivados de la menor densidad de población y se su distribución geográfica, etc.), la magnitud de la diferencia apunta a que puedan existir otras causas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *