El 40% de las empresas que hacen internacional han hecho ERTEs para superar la crisis de la Covid-19

La actividad del transporte de mercancías sigue siendo un 20% inferior a lo normal por estas fechas.

Cuatro de cada diez empresas de transporte que hacen rutas internacionales se han visto obligadas a realizar expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) para mantener su viabilidad desde que comenzó la crisis de la Covid-19. Ésta es una de las principales conclusiones que pueden extraerse de una encuesta realizada por Asctic entre sus asociados, que revela asimismo que el 8% de los entrevistados han tenido que realizar despidos.

El sondeo desvela además que el 56% de los operadores internacionales estima que el número de kilómetros en vacío que se ven obligados a realizar se ha visto incrementado por encima del 30%, con las consecuencias que esta circulación improductiva tiene en las ya maltrechas cuentas de explotación de las empresas de transporte.

Por eso, el director general de Astic, Ramón Valdivia, ha reclamado a la Administración la puesta en marcha de «un plan de financiación proporcional y específica al tamaño de las empresas» con el objetivo de garantizar su supervivencia y establecer las condiciones adecuadas para que puedan «seguir desempeñando su principal función: conectar los centros de producción con la demanda«.

Y es que, tal y como afirma el propio Valdivia, la pandemia ha supuesto un «estrangulamiento económico» para las empresas del sector. De hecho, según Astic, en la nueva normalidad la actividad continúa por debajo del 20% en comparación con el mismo periodo en 2019″.

Y es que pese a que la actividad del transporte de mercancías por carretera aumentó en la primera fase del confinamiento hasta situarse en un nivel un 130% superior al habitual -principalmente impulsado por la alta demanda de productos de alimentación e higiene-, lo cierto es que fue cayendo hasta registrar la mitad del volumen normal en la primera semana de abril y aún hoy no ha recuperado el ritmo normal para estas fechas.

El estudio de Astic pone el foco asimismo en el consumo de peajes internacionales, que «se desplomó de manera drástica en la primera quincena del mes de abril, alcanzando casi un -52% el 20 de abril, recuperándose lentamente y estabilizándose a lo largo del mes de mayo en torno al -30%«.

Desde la patronal de transporte internacional afirman que el mapa de calor de la UE en lo que al impacto económico de la Covid-19 en el PIB se refiere «sitúa a España entre los países más afectados, con un -22,4%, por encima de países como Francia (-12,8%) o Alemania (-9,6%)«.

Proteger a los conductores
Además, la situación está aún lejos de normalizarse, por lo que desde Astic recuerdan a la Administración «que debe seguir protegiendo a los conductores profesionales ante el riesgo de rebrotes«. La organización reclama «una vez más» el «reconocimiento institucional con hechos y no con meras palabras» del «carácter estratégico y transversal que desempeñan las empresas del sector para el desarrollo económico de España, y, especialmente, durante las semanas más duras de la crisis de la Covid-19″.

La asociación que preside Marcos Basante subraya que «sus conductores profesionales siguen activos» y pide a los poderes públicos «que aumenten su protección ante el incremento de contagios, con el fomento de la digitalización de documentos y la prohibición por vía de urgencia sanitaria de carga/descarga en las zonas de alta incidencia de rebrotes para evitar contagiarse».

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *