El 20% de las vacantes de conductores quedan sin cubrir en Europa, según la IRU

La incorporación de las mujeres a la profesión contribuiría a paliar la escasez de conductores.

El transporte europeo afronta la escasez de conductores más aguda en décadas, tal y como desvela un informe de la Unión Internacional de Transporte por Carretera (IRU) basado en una encuesta elaborada por la propia asociación. El sondeo elaborado entre sus miembros desde octubre de 2018 hasta enero de 2019 revela que en el transporte de mercancías por carretera la demanda de conductores excede en un 21% a la oferta.

Lejos de solucionarse, el problema se agravará en los próximos meses, pues la IRU prevé que ese desajuste crezca hasta el 40% en 2019, cuando la demanda de profesionales de la carretera seguirá creciendo a lo largo del año en curso. A ello contribuirán los planes de algunos de los principales operadores del sector, como Girteka, cuyos responsables han anunciado recientemente que pasarán en sólo dos años de 6.000 camiones y 13.000 conductores a 10.000 vehículos y 20.000 chóferes.

En este sentido, el director general de la IRU, Boris Blanche, ha asegurado que “la industria del transporte necesita tomar acciones inmediatas y decisivas para afrontar la escasez de conductores”. En caso contrario, esta circunstancia tendrá “serias implicaciones para la economía europea y se traducirá en un incremento de costes para empresas y consumidores”.

Paradójicamente, el mismo estudio desvela que entre los empleados del sector “la satisfacción tiende a ser alta”, pues sólo el 20% de los conductores expresan “insatisfacción con su trabajo”.

Causas de la escasez
El 57% de los conductores hombres y el 63% de las mujeres consideran que la pobre imagen del sector lastra la contratación. Además, el 79% de los chóferes creen que la dificultad de atraer mujeres a la profesión es una de las principales razones de la escasez de conductores que sufre el sector.

Además, tres de cada cuatro profesionales del volante afirman que tanto las condiciones laborales como los largos periodos fuera de casa actúan como elemento disuasorio a la hora de acceder a la profesión. Como hemos mencionado anteriormente, la escasez no hará sino agudizarse, especialmente si tenemos en cuenta el envejecimiento que aqueja a este colectivo, que tiene una media de edad de 44 años.

Mejorar la imagen del sector
“Debemos hacer un esfuerzo global para combatir las percepciones negativas que existen sobre la figura del conductor profesional y mejorar la imagen de esta profesión. Simultáneamente, todos los protagonistas de la industria deben actuar para mejorar las condiciones de trabajo en el sector. El trato a los conductores debe ser mejorado, con infraestructuras adecuadas y suficientes”, ha asegurado Boris Blanche.

En opinión del director general de la IRU, para que la industria pueda atraer mano de obra nueva y diversa -especialmente empleando a mujeres y jóvenes- “se debe poner en práctica una política de reclutamiento más inclusiva”.

Para combatir estos desafíos, la IRU ha creado -en cooperación con sus asociados en toda Europa- un plan de acción que incluye medidas a corto, medio y largo plazo. Entre ellas, la organización destaca la recopilación periódica de datos entre los operadores de transporte con el objetivo de detectar y monitorizar tendencias.

Además, conjuntamente con el Consejo Europeo de Cargadores (ESC, por sus siglas en inglés), ha emprendido una iniciativa para desarrollar principios comunes encaminados a mejorar el tratamiento que se dispensa a los conductores en los lugares en los que realizan la carga y descarga de sus camiones.

El papel de la mujer
Adicionalmente, la IRU impulsará la creación de la Red de Mujeres en el Transporte, una iniciativa que tiene como objetivo incrementar la presencia femenina en el sector y su representación en todos los niveles de responsabilidad. En el marco de este proyecto, se pondrán en marcha incentivos tales como la creación de premios a las mejores conductoras y a las compañías que pongan en práctica las mejores tareas en materia de reclutamiento, inclusión y mantenimiento del empleo femenino.

La escasez de conductores ya está generando serios dolores de cabeza a los operadores de transporte y ya está impactando en empresas y particulares que contratan sus servicios. Desafortunadamente, está situación no hará sino empeorar”, ha asegurado el delegado general de la IRU, Matthias Maedge, quien ha recalcado que la asociación europea “ha hecho de la escasez de conductores una de sus prioridades para 2019. Trabajaremos conjuntamente con los protagonistas públicos y privados para encontrar soluciones a esta crisis”.

Comparte en:

Responder a Juan Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *