CETM recuerda a Ábalos que la Alianza por la Carretera plantea un enfrentamiento entre países centrales y periféricos

La controvertida Alianza por la Carretera fue firmada en París por nueve países a finales de enero de 2017.

El nuevo posicionamiento del Gobierno español a favor de su incorporación a la Alianza por la Carretera ha generado el rotundo rechazo de CETM, que recuerda al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que esta iniciativa de diez países europeos “plantea un enfrentamiento entre los intereses de los países centrales, partidarios de cambiar el modelo actual con medidas unilaterales más restrictivas y proteccionistas, y los periféricos como España, que defienden la flexibilización”.

En su defensa de la ausencia de nuestro país de esta Alianza, tal y como justificó una y otra vez el Ejecutivo de Mariano Rajoy, desde la patronal que preside Ovidio de la Roza destacan que se trata de una iniciativa en la que “solo están representados en ella diez de los 28 Estados Miembro de la Unión Europea, por lo que difícilmente se logrará una interpretación uniforme que permita frenar estas prácticas”, no sin olvidar que “algunas de las normas internas puestas en marcha por países firmantes de esta Alianza están bajo procedimiento de infracción por parte de la Comisión Europea por atentar contra el mercado único”.

Llegados a este punto, CETM muestra su rechazo a una Alianza con países que “lejos de buscar la cohesión, únicamente se preocupan de proteger sus mercados interiores”, los cuales además se oponen de forma sistemática a medidas defendidas por esta organización de transportistas como el reconocimiento de que los conductores profesionales, por su trabajo específico, no son trabajadores desplazados, sino itinerantes.

También destacan el hecho de que los firmantes de la Alianza no apuesten por dar al cabotaje unas normas más sencillas, “para lo que bastaría con permitir un número indeterminado de operaciones de cabotaje en los cinco días siguientes a la realización del transporte internacional”, ni tampoco por “flexibilizar el reglamento 561/2006, con el objetivo de facilitar al conductor que pueda disfrutar de su descanso semanal en casa, para lo que es necesario ampliar el número de días entre descansos semanales de los seis actuales hasta nueve”.

Otra medida defendida por CETM tiene que ver con permitir a los conductores realizar el descanso semanal en las cabinas de los vehículos, máxime cuando no hay un número de hoteles suficientes para albergar a todos los conductores, y los que hay no cubren los estándares de confort y limpieza que si aportan las cabinas de una cabeza tractora de última generación. Ya tampoco se olvidan de establecer una normativa comunitaria con un planteamiento común para todos los Estados miembros que, sin incrementar los requisitos documentales, regule la figura del salario mínimo.

Con todo, desde esta patronal no dudan en calificar de imprescindible el desarrollar de forma urgente un plan armonizado que luche contra problemas como el dumping social, las empresas buzón y la competencia desleal que ejercen ciertas cooperativas ilegales, pero sin que ello suponga apoyar una Alianza que no defiende todos los puntos anteriormente expuestos.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *