Los falsos autónomos centran el debate sobre la economía colaborativa en el transporte

Algunos de los participantes en la jornada organizada por UNO.

Hay enormes caladeros de falsos autónomos y muchos de ellos están en las empresas de transporte”. Éste es sólo uno de los contundentes mensajes que ha lanzado hoy, 15 de febrero, César García, vicesecretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), durante su participación en una jornada organizada por UNO sobre los nuevos retos de la economía colaborativa y digital para la logística.

Durante su intervención en una mesa redonda sobre la figura del repartidor enmarcada en la mencionada jornada, García ha sido muy crítico con la utilización que desde algunas empresas se hace de los trabajadores autónomos. “Algunas empresas han propiciado la prostitución del trabajador autónomo dependiente (Trade)”, ha asegurado el directivo de UPTA.

César García ha abundado en este argumento al poner sobre la mesa que “hay empresas que dicen que van a externalizar su servicio de logística y no es cierto, porque lo que hacen es echar a sus trabajadores y convertirlos en autónomos”.

Pedagogía y regulación
Por eso, el vicesecretario general de UPTA no ha dudado en señalar que “necesitamos mucha pedagogía. Hay que saber diferenciar entre autónomos en fraude de ley y los Trade, figura que existe y está regulada, aprobada por unanimidad en el Congreso y con informe positivo del Consejo Económico y social, por lo que tiene todas las bendiciones”, ha recordado.

Una vez aclarados esos términos, César García es partidario de “poner el concepto de regulación encima de la mesa. Lo que no puede ser es que nos encontremos anuncios como ‘Carrefour busca reponedores autónomos’. Por el amor de dios, ¡reponedores autónomos! O Amazon, que si tienes un coche ya te da paquetes. ¿Y el seguro, y la experiencia y la profesionalidad?”, se ha preguntado.

Por su parte, Luis Méndez, director de Asuntos Laborales de CEIM-CEOE, ha destacado el hecho de que pese a que “la inspección de trabajo ha tardado muchísimo tiempo en actuar sobre esta materia”, lo cierto es que ha rectificado y ya “hay actuación programada sobre la laboralidad en las plataformas digitales”.

En su opinión, hasta ahora “nos hemos encontrado con enorme laxitud por parte de la Administración con respecto a la laboralidad de determinados puestos de trabajo” y eso ha sucedido porque “nuestro gran drama es el paro”.

“El paro no es excusa”
En cualquier caso, Méndez ha destacado que “el paro no puede ser una excusa para ser menos exigentes con las plataformas digitales que con las empresas convencionales”. Por este motivo, “CEIM ha pedido a la Dirección General de Trabajo que la inspección de empleo sea igualmente exigente con las plataformas digitales que con las empresas convencionales”.

Y es que el responsable de Asuntos Laborales de la patronal madrileña ha recordado que “hay que ser más eficaces en el control o al menos igual de eficaces que lo somos con las empresas que tienen una sede física. Nuestros restaurantes, tiendas de textil, etc., están hartos de recibir inspecciones de trabajo. Pero ¿quién controla que quienes deberían trabajar a tiempo parcial fuera de la sede física lo hace en las condiciones adecuadas?”, se ha preguntado Méndez.

Mismas reglas de juego
El directivo de CEIM ha incidido en el hecho de que su organización “no se opone a la competencia, pero siempre con las mismas reglas de juego fiscales y laborales”, petición que ha sido compartida por la inmensa mayoría de los intervinientes en la jornada.

Uno de quienes ha esgrimido ese argumento ha sido el propio secretario general de UNO, Francisco Aranda, quien durante su participación en el acto ha asegurado que “no resulta razonable que para realizar el mismo tipo de servicio haya repartidores de primera y de segunda y que, gracias a ello, algunas empresas aprovechen para competir en condiciones de competencia desleal, ya que no se exige lo mismo a las empresas de reparto que a las derivadas de estos modelos de negocio”, en alusión a la denominada economía colaborativa.

Hoja de ruta
Por eso, Aranda ha expresado la necesidad de “fijar una hoja de ruta para abordar las condiciones del reparto derivado de los nuevos modelos de negocio que han surgido con la denominada economía digital”. Y eso que, tal y como matizó el secretario general de UNO, “el término ‘digital’ ya no acuña nada especial, porque todas las empresas de paquetería y logística son digitales. La clave ahora es que no se permitan condiciones de competencia desleal en el ámbito del reparto. Las empresas están al servicio de la sociedad y no para aprovecharse de ella”, ha destacado.

Durante su intervención en la jornada, Aranda ha puesto en valor la figura del repartidor, a la que ha calificado como “esencial”. En este sentido, la patronal logística pondrá en marcha a finales del mes de marzo la primera Escuela de Repartidores, que permitirá formar a estos profesionales “en las nuevas necesidades tecnológicas, ecológicas y con unos estándares de calidad que son los que demanda el cliente”, ha anunciado Aranda.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *