CCOO rechaza que el Paquete de Movilidad amplíe el periodo de referencia en los tiempos de conducción y descanso de dos a tres semanas

El sindicato sostiene que la mayoría de los camiones no cumplen los requisitos de confort para proporcionar un descanso adecuado a los conductores.

Comisiones Obreras (CCOO) ha hecho público un comunicado en el que muestra su rechazo a que “se amplíe de dos a tres semanas el periodo de referencia en los tiempos de conducción y descanso en el transporte por carretera”, un asunto que, tal y como recuerdan desde el sindicato, “se está negociando en las instituciones comunitarias”.

En opinión de los responsables de CCOO, “modificar ese periodo aumenta el riesgo para la seguridad vial, agrava la fatiga y precariza aún más a las y los conductores”. Y es que, tal y como subrayan desde la central sindical, “la cabina de un vehículo no proporciona un descanso reparador”.

Tal y como destacan desde el sindicato, las cabinas de los vehículos industriales sólo confieren “un reposo que a veces resulta insatisfactorio por las condiciones en las que se da y por la deficiente equipación de la práctica totalidad de los vehículos que conducen los trabajadores y trabajadoras asalariadas del sector del transporte por carretera, que distan mucho de los modelos que la industria y la patronal presentan para apoyar sus argumentaciones”.

Además, desde CCOO hacen hincapié en el hecho de que la ampliación del periodo de referencia de dos a tres semanas “no resulta necesaria ni útil para preservar esta actividad económica fundamental para nuestro país y que, en todo caso, de llegar aplicarse, contribuirá a desincentivar aún más la incorporación de nuevos profesionales al sector dada sus cuotas significativas de precariedad”.

Regreso a la residencia habitual
Los responsables del sindicato han trasladado esta postura tanto al Gobierno español como a diversos eurodiputados. A todos ellos les han transmitido “la necesidad de que la norma recoja el regreso obligatorio de los conductores y conductoras a su residencia habitual y no al centro de trabajo como algunos documentos sostienen”.

El sindicato ha incidido asimismo en “garantizar un regreso periódico del vehículo al país de residencia como herramienta necesaria para evitar el dumping social que la norma fija en sus objetivos, pues lo contrario sería seguir permitiendo las llamadas empresas buzón, con numerosos vehículos fuera del país de establecimiento y desarrollando actividad de forma permanente en otros países”.

También enfatizan los responsables del sindicato la necesidad de llevar a cabo una “incorporación temprana del tacógrafo inteligente y la aplicación de las normas resultantes a vehículos de 2,4 toneladas”.

Como conclusión, desde CCOO aseguran que la puesta en marcha de “un paquete de movilidad sin contemplar estas cuestiones y algunas más trasladadas, se convertirá en una legislación totalmente desequilibrada en favor de las y los empleadores y el capital y, en definitiva, una norma antisocial.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *