CCOO promueve un paro de camiones contra el dumping social, tachado de “esclavitud moderna”

“Las empresas españolas mayoritariamente se sitúan junto a los países periféricos, que justifican su competitividad basada en la precarización de los salarios”, denuncian desde Comisiones Obreras.

La frontera hispano-portuguesa de Fuentes de Oñoro, en Salamanca, será mañana, 18 de octubre, el escenario elegido por Comisiones Obreras y el sindicato portugués Fectrans para llevar a cabo un paro de camiones con el que hacer patente su oposición a la “esclavitud moderna”en el sector de carretera, expresión con la que es calificado el fenómeno del “dumping social”.

Se trata de un acto enmarcado en la Semana de Acción del Transporte en el que se distribuirá un manifiesto sindical y un tríptico reivindicativo en los dos idiomas con el objetivo de informar sobre la lucha contra el dumping social. En relación con este asunto, Mario Martín Moreno, responsable del Sector estatal de Carretera y Logística de FSC-CCOO, define el dumping social como la competencia desleal realizada por algunas empresas, basada en la “precarización y el abuso sobre las condiciones de trabajo incumpliendo los convenios colectivos del sector, en la precarización y/o desregulación laboral de leyes como la de los tiempos de conducción, en la deslocalización de las empresas (empresas buzón) en busca de condiciones laborales más precarias, o en el posicionamiento de las patronales españolas con posturas de países del Este en vez de con los países del eje central, con buenas regulaciones laborales consolidadas”.

El dirigente sindical advierte de los riesgos derivados de la deslocalización empresarial en el transporte, puesto que las compañías que así actúan “no contribuyen a la recaudación de la Seguridad Social en nuestro Estado, buscan conductores extranjeros con salarios más bajos y peores condiciones, obligándolos a vivir largos períodos en el vehículo, con desarraigo familiar, y presionándolos para priorizar la conducción y la reducción de los tiempos de llegada a destino  sobre  el  cumplimiento  de las normas laborales  y de seguridad vial”.

Ante esta realidad, CCOO reclama la puesta en marcha de un plan urgente con implicación real de todos los agentes del transporte para acabar con esta situación, “pero son las Administraciones quienes, si quieren, pueden zanjarlo”, para denunciar desde el sindicato que siguen esperando que “el director de Transportes de Fomento tome mayor consideración a las organizaciones sindicales, especialmente a las propuestas de CCOO, y a las personas trabajadoras del sector que son profesionales, y no que únicamente atienda y haga suya la defensa de peticiones de la patronal, incluso de cara a Europa como institución, ignorando las reclamaciones en contra de los legítimos representantes de las y los trabajadores de este gran sector, que representa un tejido importante de la economía de nuestro país”.

En su análisis de la coyuntura actual a nivel europeo, Mario Martín detalla que las normas comunitarias que regulan estos asuntos “son imprecisas y al final cada país tiene margen de actuación, lo que lleva a que exista fraude y abuso, promocionando que las empresas compitan entre ellas por los costes sociales y no por el I+D, ni por la consideración a la salud de los profesionales, ni al respeto de la seguridad vial”.

Llegados a este punto, no deja de denunciar que “las empresas españolas mayoritariamente se sitúan junto a los países periféricos, que justifican su competitividad basada en la precarización de los salarios y las condiciones sociales conseguidas, el aumento de las horas de trabajo y, por consiguiente, en el aumento del cansancio mental y físico de los profesionales y el aumento de la peligrosidad y accidentabilidad laboral”.

De este modo, CCOO apuesta por “no perder lo conseguido en tantos años de trabajo sindical, y seguir defendiendo y aumentando progresivamente las condiciones sociolaborales, consiguiendo salarios iguales o similares seas del país que seas, y reclamando el mantenimiento del descanso en casa y no en el vehículo. Y por ultimo, seguir trabajando por conseguir nuestra reivindicación histórica del reconocimiento de los coeficientes reductores en el colectivo de conductores/as, pudiendo jubilarse con 60 años al igual que otras profesiones de riesgo, contrarrestando la merma actual de su cotización”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *