Astic califica de “cínica” la actitud de los países europeos firmantes del pacto contra el dumping social en el transporte

Ramón Valdivia teme que la alianza provoque nuevas medidas proteccionistas en diversos países de la UE.

Astic ha hecho público un comunicado en el que critica abiertamente el pacto contra el dumping social en el transporte suscrito el pasado 31 de enero en París por Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Italia, Luxemburgo, Noruega y Suecia.

En opinión de los responsables de la asociación, la iniciativa es “cínica” porque dice “buscar unidad, excluyendo a la mayoría de los países de la Unión Europea y a la Comisión”.

Desde la Asociación del Transporte Internacional por Carretera sostienen que “este tipo de iniciativas dan la impresión de señalar al resto de países como no respetuosos de las normas europeas o de los derechos sociales de sus ciudadanos”.

El director general de la organización empresarial, Ramón Valdivia, ha asegurado que con la firma del memorándum, “algunos siguen pretendiendo que hay países de primera y de segunda en nuestra Unión y no tienen empacho en escenificarlo, a despecho incluso de las propias instituciones comunitarias, las que por cierto ya tienen abiertos procedimientos de infracción contra Alemania y Francia por sendas leyes que fragmentan el mercado único en el sector del transporte por carretera”.

Pese a reconocer que “sin duda, existe un problema grave de desequilibrio interno en Europa por cargas sociales, fiscales y salariales”, Astic sostiene que este asunto “debe ser afrontado por las instituciones europeas con respeto para todos los Estados y sin criminalizar a colectivos sólo por el color de la bandera que les identifique. Las acciones individuales o de facciones más o menos amplias al margen del resto de socios no pueden ser el camino”, sostiene Valdivia.

“Me temo que esta ‘alianza’ a espaldas de la Comisión Europea busca provocar que se produzcan nuevas medidas proteccionistas que, sin duda, van en contra del espíritu de la Unión Europea”, afirman desde Astic, cuyos responsables también han pedido públicamente “que se excluya expresamente al transporte por carretera de la Directiva europea sobre trabajadores desplazados, al igual que ocurre, por ejemplo, con el transporte marítimo, ya que la misma está pensada para otros sectores y no se adapta a las necesidades de alta movilidad intrínsecas a los conductores de transporte internacional”.

Desde Astic recuerdan que la asociación ya se ha posicionado con anterioridad contra la Ley Macron francesa, la tasa HGV británica o diversas leyes similares en Alemania, Austria o Italia, normas que en opinión de los responsables de la organización “sólo sirven para aumentar el caos normativo y crear una gran inseguridad jurídica en las empresas”. Por eso, Valdivia sostiene que Astic “seguirá trabajando para que los países caminen en la misma dirección y se avance hacia una Europa convergente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *