Astic afirma que las declaraciones de Ribó “atentan contra la propia economía y prosperidad del país”

Ramón Valdivia, director general de Astic, considera que “impedir el acceso por carretera al Puerto de Valencia sería un lastre para la economía nacional”.

Las palabras expresadas recientemente por Joan Ribó, alcalde de Valencia, quien en una comparecencia pública rechazaba construir el acceso norte que impulsa el puerto de la capital levantina si es para camiones, pues estos pueden ser en 15 años “una especie a extinguir por cuestiones medioambientales”, ha generado el rechazo de buena parte de asociaciones de transportistas, que han salido en tromba a defender un sector estratégico para la economía como es el transporte de mercancías por carretera.

Así lo ha hecho Astic, que en un comunicado difundido a los medios ha aprovechado para afirmar que la ampliación norte del puerto de la capital del Turia es “positiva”. La asociación de transporte internacional no ha perdido la ocasión de expresar su rechazo a las declaraciones del alcalde, “puesto que la carretera es el modo preponderante para la movilidad de bienes, servicios y personas, elegido por las sociedades modernas”.

En palabras de los responsables de Astic, la decisión de Ribó “atenta contra un mejor desarrollo del transporte comodal internacional y, por consiguiente, contra la propia economía y prosperidad de su ciudad y del país”. Y lo hace porque el regidor valenciano “ha mezclado intencionalmente la contaminación del aire, que en España está muy lejos de ser un problema real, aprovechando la decisión de la Comisión Europea de denunciar a Madrid y Barcelona por vulnerar la directiva europea sobre calidad del aire”.

Desde Astic afirman que la apuesta pública de Ribó por una conexión exclusivamente ferroviaria con la terminal valenciana “ataca a un desarrollo más eficiente de la comodalidad (carretera-barco), y en este caso, al transporte internacional y, por tanto, esto supone atentar contra la propia economía y prosperidad del país”.

Y es que, tal y como afirman desde Astic, “los camiones no son un elemento a extinguir. En ningún país moderno existen escenarios de futuro donde la carretera y los camiones hayan dejado de existir, por mucho que ése pueda ser el sueño de algunos. El transporte comodal, internacional en este caso, no es factible ni eficiente sin la carretera. Hay que tener bien presente que el 75% de las exportaciones españolas hacia Europa viajan por carretera. Impedir el acceso por carretera a uno de los tres mayores puertos de nuestro país, como es el de Valencia, sería un lastre para la economía nacional”, añade Ramón Valdivia, director general de Astic.

Valdivia recuerda además que el alcalde de Valencia ha “retorcido” deliberadamente el argumento medioambiental de la contaminación del aire, aprovechando la reciente decisión de la Comisión Europea de denunciar a Madrid y Barcelona por vulnerar la directiva europea sobre calidad del aire para “arremeter contra los transportistas y sus camiones”.

En palabras de Valdivia, “ese argumento es jugar con cartas marcadas. Y en el caso de los camiones, sólo representa menos del 4% del total de emisiones de CO2 de Europa, frente al 40% procedente de la generación de la energía y calefacción y al 20% del sector industrial y de la construcción”.

Astic concluye su comunicado subrayando el hecho de que “la fragmentación de las competencias entre comunidades autónomas y el Gobierno español ya es lo suficientemente negativa para el desarrollo de una verdadera estrategia logística española coherente y potente, para que además sean los cargos públicos de los consistorios los que antepongan la ideología al estudio y a la aplicación de los datos”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *