Allison supera con éxito el Dakar 2019

Tres de los cuatro primeros clasificados del Dakar 2019 equipaban transmisiones Allison.

Allison ha superado con éxito el exigente test del Dakar 2019, donde los camiones que equipaban sus cajas automáticas han obtenido unos resultados ciertamente notables. De hecho, el primer, tercero y cuarto clasificados en la categoría de camiones montaban las transmisiones de la firma.

En todos los casos, los camiones equipaban la transmisión la Serie 4000 de Allison, diseñada para hacer que vehículos pesados como éstos funcionen “con suavidad y eficiencia, ofreciendo a su vez una excelente combinación de alto rendimiento y óptimo consumo de combustible”.

El equipo Petronas Team De Rooy Iveco iba al volante de dos de los camiones equipados con transmisión automática Allison que acabaron entre los cuatro primeros puestos. Así, el dueño del equipo y ganador de varios Dakar, el holandés Gerard de Rooy, quedó tercero mientras que el piloto argentino Federico Villagra logró el cuarto puesto. “El equipo de De Rooy se pasó en 2016 a las cajas de cambios completamente automáticas Allison, tras tener problemas mecánicos con otras cajas de cambios”, afirman desde Allison.

El propio De Rooy ha asegurado que “el Dakar inflige un gran desgaste en la suspensión, los ejes y la caja de cambios. Tenemos un par motor de casi 5000 Nm, además de la potencia inversa que va de los ejes al sistema de transmisión. Todo el sistema tiene que soportar impactos constantes. En las superficies duras, el volante sufre sacudidas y una vibración constante discurre por todo el sistema de la transmisión”.

En arena suelta, que exige que vayamos con baja presión neumática, se calienta mucho la caja de cambios. La transmisión por tanto sufre un gran desgaste, por lo que la durabilidad de la misma resulta fundamental. Si tienes un problema mecánico, olvídate de lograr un buen resultado”.

Además de la capacidad que la transmisión Allison tiene para soportar un enorme par motor en condiciones complicadas, de Rooy alude a la maniobrabilidad como un motivo más para elegir Allison: “Las transmisiones completamente automáticas tienen muchas e importantes ventajas”, afirma.

Entre ellas, De Rooy destaca la capacidad de “ofrecer una potencia constante y no perder ni impulso ni tiempo al cambiar de marcha. Esto permite un correcto progreso sin que haya interrupciones en el par motor. Otra de las ventajas es que el retardador mejora el frenado del vehículo y protege el freno de pie; además, la cabina tiene mucho menos ruido. Como no tienes que despegar las manos del volante, ni tienes que preocuparte del cambio de marchas, puedes centrarte en la conducción y el freno. Allison es una gran ayuda”, ha asegurado el piloto.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *