Acuerdo en Europa para exigir tacógrafo en los vehículos ligeros de transporte internacional

Si prospera el acuerdo los vehículos ligeros que realicen transporte internacional deberán cumplir la normativa de tiempos de conducción y descanso.

Los vehículos ligeros dedicados al transporte de mercancías por carretera que realicen transporte internacional deberán llevar instalado un tacógrafo y cumplir la normativa de tiempos de conducción y descanso ya vigente para los vehículos pesados, según el acuerdo alcanzado por el trílogo interinstitucional de la Unión Europa formado por el Parlamento, el Consejo y la Comisión Europea y que se encuentra inmerso en plena negociación del nuevo Paquete de Movilidad.

En este sentido ha informado Fenadismer, para añadir por el contrario que el retorno de los camiones a su país de matriculación cada cuatro semanas, otra de las medidas que forman parte del citado paquete normativo, se ha constituido como el principal escollo para la aprobación definitiva de esta nueva regulación.

Ahora bien, los restantes aspectos del Paquete de Movilidad, de especial relevancia para el sector del transporte de mercancías por carretera, como el cabotaje o el desplazamiento de trabajadores, no fueron objeto de análisis o discusión por parte del trílogo, de tal manera que serán abordados durante la próxima reunión del 9 de diciembre, que se configura como una fecha clave en los avances para la puesta en marcha de esta iniciativa legislativa comunitaria.

El Paquete de Movilidad contiene cuestiones fundamentales para el sector del transporte por carretera que afectan a la regulación sobre el cabotaje, tiempos de conducción y descanso o reglas aplicables para los conductores desplazados. Es este aspecto precisamente, el principal escollo para su aprobación definitiva, ya que el Parlamento Europeo mantiene la propuesta del retorno obligatorio cada cuatro semanas al país de matriculación de los vehículos que realicen transporte internacional, «con el objetivo de evitar que las empresas de transporte deslocalizadas continúen desplazando sus vehículos de forma permanente por los diferentes países europeos distintos de su domicilio», señalan desde Fenadismer.

En la organización que preside Julio Villaescusa apuntan que las dificultades para su aprobación se encuentran en la posición mantenida por los países del Este, «bajo la ‘excusa’ de que el retorno obligatorio cada cuatro semanas ocasionaría un incremento del CO2 vertido a la atmósfera», para apuntar que «resulta, sin embargo, sorprendente la posición defendida por estos países cuando son precisamente estos mismos los que estén bloqueando en la actualidad otra propuesta de Reglamento europeo para combatir el cambio climático y la adopción de medidas de mejora medioambiental».

Así las cosas, Fenadismer no deja de insistir en que es indispensable el retorno obligatorio de los camiones cada cuatro semanas a su país de origen para poder llevar a cabo un adecuado control de las empresas buzón y del cumplimiento de las reglas sociales del sector.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *